Sisterhood of the Arkansas Derby (también en Español)

The Life

The Arkansas Derby is an event worth planning a weekend around. (Photos courtesy Sara Dacus)

Preparation for Arkansas Derby weekend—an annual April girls’ getaway of the first order—begins months in advance.

I made the hotel reservation in June and purchased seats in November, the day Oaklawn Park’s reserved ticket office opened. I was on hold the entirety of my teacher planning period and lunch. That evening, I started a group text conversation with a save-the-date. In the coming weeks, the thread was active, but it gained momentum as the days and minutes to post time decreased.

As the lone avid race aficionado in a group of casual fans, I was very pleased when Diane sent an anticipation text on New Year’s Day. Of course, even for me, racing is just one component of this weekend. The sisterhood, the fashion, the getaway and the dining are also hallmarks of this event.

We texted tips concerning where to shop for hats: Etsy, Versona, Tuesday Morning and Dillard’s. I am loyal to Lagniappe in Hot Springs and proprietress Marcia Dobbs-Smith, who has a fabulous memory, deep roots in the town and exceptional customer service. Everyone texted pictures of possible hat, shoe and dress ensembles. Votes were cast.

We reviewed the annual goal to make the High Profile section of the Arkansas Democrat-Gazette. The previous year their photographer took our picture, and we hit the editing room floor. One of my hats, however, made it into the Jockey Club and High Profile section with Janett Crain, who is one of our town’s most extraordinary women.  

One month before the trip, the text conversation turned to the subject of dinner reservations. Central Park Fusion, Luna Bella or Back Porch Grill? Diane texted, “I am so excited about this trip that we could eat in the car and I will be happy!”  

The Monday before the big trip, the 7-day forecast revealed that Derby weather would be a high of 75 degrees with 10 percent chance of rain. Perfect weather for strolling in the infield. I took a screen shot and sent it to the girls.

On Tuesday, Betsy was out of town for a work conference and texted us a picture of a Hot Springs billboard she passed featuring the horses. “Just a few furlongs ahead” it read.  

Her follow-up text on Wednesday said, “Pray Lane gets over the stomach bug so I don’t have to feel guilty about leaving him with kids!!”  I sent up self-serving prayers. I also took my dress to the cleaners during my planning period and heard the live post position draw for the derby on The Buzz 103.7, central Arkansas’s popular sports radio station.  

Thursday, we convinced Ejaye that driving up by herself after her daughter’s Saturday morning soccer game was a good idea. She signed on.

On Friday, full force texting commenced. For the junior high’s casual Friday, I chose regalia Carrie gifted me: a t-shirt that says “Hot Springs has all the fun.”  Due to testing week irregularities and so-called “rewards,” I spent 75 percent of my day in the gymnasium, so an extra-casual Friday and texting at work were more acceptable than usual.  

LOOKING FORWARD TO OAKLAWN FUN

The group conversation produced 89 texts that day. The text-notification light was constantly blinking on Ejaye’s phone during her PiYo class. She finally stopped her workout to check her phone because she was afraid something was wrong with one of her children.

Betsy texted, “I walked down the hall of my office and came back to 23 Bull Sheet text messages” (the Bull Sheet is an Oaklawn tip sheet that offered opportunities for word play).

If it were possible for my excitement to be elevated on the eve of the trip, it was. My friend and distant relation called to ask if we wanted to sit in her finish line box. Of course we did. A few days prior we cancelled our hotel reservations because we were offered accommodations at Carrie’s sister-in-law’s Taj Mahal by the lake.

“Remember, you are still a school teacher,” my husband cautioned me. “Don’t get used to all of this luxury.”

We felt like queens as we geared up to experience the sport of kings in first-class style.

THE GIRLS AT THE "TAJ MAHAL"

Saturday morning most of our group began with a mimosa toast before departing on our two-hour trip. The drinks were beautiful: they included Chambord and a fresh, floating raspberry.

The drive in 2012 included a brief Little Rock stop at Arkansas Fertility so I could have my blood drawn for a routine check. We waltzed in dressed up, laughing, not letting this stop kill our party mood. However, women going through this process are pumped full of hormones and experience a vast array of heightened emotions. A girl in the waiting room said, “I forgot this was Derby day” and burst into tears.      

Arkansas Derby 2012 produced my favorite horse racing moment: I stood at the infield rail near the finish line and witnessed Mike Smith, in the Zayat Stables silks, fly down the homestretch on Bodemeister for a 9 ½-length victory. For a moment I felt like time suspended and they were the only pair on the track.

The momentum that earned the 108 Beyer Speed Figure seemed to blow my hat and hair as they thundered by. I was in love with Bodemeister (Mike Smith isn’t too bad, either. Do a Google image search for “Mike Smith ESPN body issue” for more information). Bodemeister was my horse for the Triple Crown races. I was deeply invested in his second place finishes to I’ll Have Another in the Kentucky Derby and the Preakness Stakes, and then my heart broke when neither horse competed in the Belmont.

The fertility efforts of 2012 were a success, so the 2013 Derby was worthy of being my first night away from my son. The pump came, too, and was operational during the drive to Hot Springs and before and after the trip to the Backporch Grill.  

In 2014, we were not the prettiest, skinniest or youngest women in attendance. I was extremely conscious of being the same age Ann Bancroft was when she played the role of Mrs. Robinson in The Graduate. But vanity reigned. Most of us were thrilled when someone asked to take our picture. “Did you think it was weird that guy we don’t know asked to take our picture?” one of us asked. “No, I don’t.” I answered. “Not at all.”

COUNTING WINNINGS

Some of our group went to the casino. Carrie never placed a bet. Kiki won $157. And then, because she liked the long-shot odds on the toteboard, she played an exacta in the Derby and won $561. She had trouble counting the money and planned to splurge on a purse.

Reality sucked particularly hard the Monday morning after the trip. “My house seemed very cramped. And my towels seemed extra grungy,” Kiki texted. I replied: “362 days until Arkansas Derby 2015!”

(también en Español)

La Fraternidad del Arkansas Derby

El Arkansas Derby es un evento que merece ser un plan para el fin de semana. (Fotos cortesía de Sara Dacus)

La preparación para el  fin de semana del Arkansas Derby—una escapada anual en Abril de primer orden para las chicas—comienza meses atrás.

Yo hice las reservaciones para el hotel en Junio y compré los asientos en Noviembre, el día que abre la oficina de boletos de reservaciones de Oaklawn Park. Estuve en espera la totalidad de mi periodo de planificación y almorcé. Esa noche, empecé un grupo de conversación para marcar-la-fecha. En las semanas siguientes, la red estuvo activa, pero cobró impulso en tanto los días y minutos para la hora de partida fueron disminuyendo.

Como la única y ávida aficionada en un grupo de casuales entusiastas, estaba muy complacida cuando Diane envió un texto de anticipación el día de Año Nuevo. Por supuesto, incluso para mí, las carreras son sólo un componente más de este fin de semana. La fraternidad, la moda, la escapada y la comida son también señas de identidad de este evento.

Posteamos datos referidos a dónde parar para adquirir sombreros: Etsy, Versona, Tuesday Morning y Dillard’s. Le soy muy fiel a Lagniappe en Hot Springs y a su propietaria Marcia Dobbs-Smith, quien tiene una memoria fabulosa, profundas raíces en la ciudad y un excepcional servicio de atención al cliente. Cada una posteó fotos de posibles sombreros, zapatos y conjuntos de ropa. Los votos fueron emitidos.

Revisamos el objetivo anual de estar en el Perfil Alto de la sección del Arkansas Democrat-Gazette. El año previo su reportero gráfico tomó una foto de nosotros, y estuvimos en el piso de la sala de edición. Uno de mis sombreros, sin embargo, lo hizo en el Jockey Club y en la sección de Alto Perfil con Janett Crain, quien es una de las más extraordinarias mujeres de nuestra ciudad.

Un mes antes del viaje, el texto de la conversación cambió al tema de las reservaciones para comer. ¿Central Park Fusion, Luna Bella o Back Porch Grill? Diane posteó, “Estoy tan entusiasmada con este viaje que podríamos comer en el carro y estaría contenta!”

El lunes anterior al gran viaje, el pronóstico del clima semanal reveló que el tiempo para el Derby estaría sobre los 75 grados con un 10 por ciento de chance de lluvia. Clima perfecto para dar un paseo por los alrededores de la pista. Tomé una foto con mi cámara y lo envié a las chicas.

El martes, Betsy estuvo fuera de la ciudad por una conferencia de trabajo y nos posteó una foto de una cartelera de Hot Springs por donde había pasado, que mostraba a los caballos. “Sólo unos cuantos furlones adelante” se leía.

Su siguiente texto el miércoles decía, “Pray Lane se sobrepone al dolor de estómago, así que no tengo por qué sentirme culpable de dejarle a los niños!!”  Le envié mis más interesadas plegarias. Llevé asimismo mi ropa a la lavandería  durante el periodo de planificación y escuché en vivo el sorteo de colocaciones en la partida para el Derby en The Buzz 103.7, la más popular radio estación deportiva de Arkansas central.

El jueves, convencí a Ejaye que conducir ella misma después del juego de fútbol sabatino de su hija, era una buena idea. Y me lo firmó.

El viernes, comenzó la fuerza de los mensajes de texto. Para el viernes casual de la escuela secundaria, escogí como emblema algo que Carrie me había regalado: un t-shirt que decía “Hot Springs tiene toda la diversión.”  Debido a las irregularidades de los textos de la semana y las también llamadas “gratificaciones,” gasté 75 por ciento de mi día en el gimnasio, para que un extra-casual viernes de textos y trabajo fueran más aceptables que lo de costumbre.

EN BUSCA DE LA DIVERSIÓN DE OAKLAWN

La conversación grupal produjo 89 textos ese día. La luz de notificación de texto estuvo apareciendo constantemente en el teléfono de Ejaye durante su clase de PiYo. Ella detuvo finalmente su trabajo físico para chequear su teléfono porque estaba temerosa de que algo malo podía estar sucediéndole a uno de sus hijos.

Betsy posteó, “Caminé por el salón de mi oficina ida y vuelta a través de 23 Bull Sheet mensajes de texto” (el Bull Sheet es una aplicación de ayuda en Oaklawn que ofrece oportunidades para juegos de palabras).

Si había algo posible para elevar mi entusiasmo la noche anterior al viaje, lo había. Mi amiga y relación distante llamó para preguntar si queríamos sentarnos en su palco de la línea de llegada. Por supuesto que queríamos. Unos días antes habíamos cancelado nuestras reservaciones de hotel ya que se nos habían ofrecido alojamientos en las instalaciones del Taj Mahal, de la cuñada de Carrie, al costado del lago.

“Recuerda, sigues siendo una profesora de escuela,” me prevenía mi esposo. “No te acostumbres a todo este lujo.”

Nos sentíamos como reinas mientras se multiplicaba la experiencia de disfrutar el deporte de los reyes en un estilo de primera clase.

LAS CHICAS EN EL "TAJ MAHAL"

La mañana del sábado la mayoría del grupo comenzó con una tostada de mimosa antes de partir hacia nuestras dos horas de viaje. Las bebidas estuvieron bellas: incluyeron Chambord y una fresca, flotante frambuesa.

El viaje en 2012 incluyó una breve parada en Little Rock en Arkansas Fertility así que pude tomar mi análisis de sangre para un chequeo de rutina. Bailamos vals con la vestimenta apropiada, reímos, sin dejar que esta parada mate nuestro ánimo festivo. No obstante, las mujeres a través de este proceso somos bombeadas por un montón de hormonas y experimentamos un vasto rango de emociones máximas. Una chica en el salón de espera dijo “Me olvidaba que esto era el día del Derby” y se echó a llorar.    

Arkansas Derby 2012 produjo mi momento favorito en las carreras de caballos: Estaba en la baranda muy cerca de la línea de llegada y fui testigo de Mike Smith, en las sedas de Zayat Stables, volando en la recta final sobre Bodemeister para una victoria de 9 ½-cuerpos. Por un momento sentí que el tiempo se suspendía y que ellos eran los únicos en la pista.

Ese impulso que consiguió una Figura de Velocidad Beyer de 108  pareció volar mi sombrero y mi cabello mientras ellos tronaban cerca. Quedé enamorada de Bodemeister (Mike Smith no está nada mal, tampoco. Hagan una búsqueda de imagen en Google para “Cuerpo de Mike Smith en ESPN” para más información). Bodemeister fue mi caballo para las carreras de la Triple Corona. Invertí a fondo en su segundo lugar de I’ll Have Another en el Kentucky Derby y en el Preakness Stakes, y después mi corazón se rompió cuando no compitió en el Belmont.

Los esfuerzos de fertilidad del 2012 fueron exitosos, así que el 2013 Derby fue merecedor de mi primera noche lejos de mi hijo. La bomba vino, también, y estuvo operativa durante el viaje a Hot Springs y antes y después del viaje a Backporch Grill.

En 2014, no éramos las más bonitas, esbeltas o jóvenes mujeres de la concurrencia. Estaba extremadamente consciente de ser casi de la misma edad de Ann Bancroft cuando ella hizo el papel de Mrs. Robinson en El Graduado. Pero reinó la vanidad. Muchas de nosotras estuvimos entusiasmadas cuando alguien nos pidió tomarnos una foto. “¿Piensan que fue raro que alguien que no conocemos nos pida para tomarnos una foto?” preguntó una de nosotras. “No, no lo creo.” respondí. “Para nada.”

CONTANDO GANANCIAS

Algunas de nuestro grupo fueron al casino. Carrie nunca apostó. Kiki ganó $157. Y entonces, ya que a ella le agradan los dividendos elevados en el totalizador, ella jugó una exacta en el Derby y ganó $561. Tuvo problemas para contar el dinero y hasta pensó comprar un bolso.

La realidad nos golpeó de forma particular en la mañana del lunes posterior al viaje. “Mi casa parecía muy apretada. Y mis toallas lucían extra sucias,” posteó Kiki. Yo repliqué: “362 días hasta el Arkansas Derby del 2015!”

 

newsletter sign-up

Stay up-to-date with the best from America's Best Racing!